martes, 15 de septiembre de 2015

Ya ha pasado el verano relax. Gran Fondo Internacional de Siete Aguas y Valencia Triatlón.

Después de hacer el ironman de Vitoria en el mes de Julio tocaba descansar, así que agosto ha sido un poco relajado. Tan solo he nadado dos días y poco mas de 1.200 metros, he cogido algunos días la bici muy suave y en torno a los 40-50 km todo lo más y he salido a entrenar carrera por la montaña no más de 15k, la mayoría de veces para acompañar a mi mujer porque esta iniciándose. 
No obstante, como veraneo en Siete Aguas, un pueblo que tiene una de las carreras de fondo mas conocidas internacionalmente, no podía dejar pasar la oportunidad de participar en la misma y me inscribí. Son 15 km de asfalto con grandes desniveles, una prueba muy exigente y temida por los corredores.La fecha era 22 de agosto.
Llevaba 2 años sin hacerla porque entre la operación de menisco y la posterior lesión condral había sido imposible y este año aunque debía descansar del ironman estaba más preparado, no para la prueba en cuestión, pero si físicamente.
La idea era hacerla a mi ritmo, sin forzar en absoluto, disfrutarla como un entrene y así la hice. La verdad es que a pesar de ser una carrera que sufres incluso haciéndola tranquilo, disfruté mucho y salió un estupendo tiempo: 1:13h. 

Por otra parte, el día 6 de septiembre, tenía el Triatlón de Valencia, al que este año, por fin me podía haber inscrito en la distancia olímpica, lo dos años anteriores estaba inscrito y tuve que cambiarla por culpa de la rodilla para hacer distancia sprint y supersprint. Parece mentira que en 6 años de práctica del triatlón debutara ahora en distancia olímpica, habiendo hecho ya ironman y medio ironman pero era así.
El día amaneció lloviendo, de hecho solo paró en el segmento carrera y volvió a llover cuando terminé la prueba. La natación no tuve apenas problemas puesto que hice la táctica del ironman, nadar por el exterior sin molestias de otros nadadores. Hice 1.700 metros en lugar de los 1.500 metros pero la hice por debajo de 27 minutos por lo que muy contento. De hecho cogí a bastantes triatletas de la salida anterior a la mía que llevaban 10 min de ventaja.

La bici era el segmento más peligroso. lluvia y había mucha agua en el asfalto y el circuito tiene muchos giros y zonas peligrosas. Ya es peligroso en seco, por lo que mojado ni os digo. Hubo muchos accidentes y caídas. A pesar de ello tomé las precauciones adecuadas y terminé los 40k en una media de 32 km/h que en las condiciones que había esta fenomenal.



La carrera fue una variedad de ritmos pero adelanté mucha gente y salió una media de 4:30 min/km para los 10k. En total hice un tiempo de 2:37 horas en mi debut en distancia olímpica que no está nada mal y más aún con el entrene hecho en verano que fue un mes de relax y recuperación.



Por último, el domingo pasado, día 13 de septiembre, se celebró la Carrera de San Marcelino, perteneciente al circuito de carreras populares de Valencia. Este año el circuito lo tengo un poco abandonado puesto que la preparación del ironman y previamente la lesión condral no me permitían correr rápido y estas son carreras muy rápidas. Pero aunque no había hecho entrene de velocidad en los dos años anteriores si me encontraba en forma para intentar una carrera lo más rápida posible sin arriesgar una lesión, así que decidí hacerla a ver si volvía a recuperar el dorsal preferente B que había perdido este año al no poder correr en las posiciones y los ritmos que lo requieren.
Para mi sorpresa y a pesar de salir a ritmo tranquilo (4:20) pronto mi cuerpo me pidió más y un compañero y yo (Nando, compañero de ironman) empezamos a aumentar hasta situarnos en una media de 4:06, terminando el último km en 3:36 y haciendo un tiempo total de 26 minutos para los 6.300 metros. Una alegría tremenda cuando al terminar, me enteré que para el año que viene he recuperado el dorsal preferente B. Lo que me sorprende es que todos estos resultados vienen después de hacer un verano muy de relax pero la preparación ironman esta ahí y empieza a dar sus frutos.
Próxima estación Maratón de Valencia el día 15 de Noviembre. Empiezo a prepararlo ya.


viernes, 31 de julio de 2015

Ya soy ironman. (Triatlón Vitoria Gasteiz 2015) 12 de Julio de 2015

Bueno, después de casi 3 semanas del triatlón de Vitoria y repasadas todas las sensaciones y emociones del antes y después de esta prueba voy a hacer una crónica de la prueba.


Para este ironman (había también una distancia half o media) me preparé en 24 semanas con un planning hecho por mi que cumplí a rajatabla a excepción de algunas sesiones largas de bici que las tuve que hacer mas cortas o en rodillo por falta de tiempo y ese pequeño cambio condicionó mi segmento bici de la prueba como ahora expondré. Tampoco pude hacer el medio ironman de Sagunto en mayo puesto que se suspendió la prueba, así que iba un poco a la aventura sin competiciones previas de triatlón larga distancia desde hacia dos años.

Salimos mi mujer e hijo con otra pareja mas de amigos de los cuales uno de ellos hacía también la prueba. Salimos el sábado por la mañana pronto de Valencia y llegamos a mediodía a Vitoria. Fuimos a hacer el correspondiente registro y recoger dorsal y bolsas de transición. Después de comer nos fuimos con el autobús de la organización a la T1 donde había que dejar la bici, el material de natación y recoger el chip, antes en Vitoria habíamos dejado el material de la T2. El tiempo por la zona del lago donde se nada en Landa suele ser por las mañana y tardes nubloso pero esa tarde hasta chispeaba y hacía fresco.


Por la tarde dimos una vuelta por el centro para ver el ambiente y nos fuimos a buscar cena. Nos costó tanto encontrar algo decente que tuvimos que acabar en el hotel donde nos sirvieron la cena tarde. Yo terminé de cenar sobre las 23:30h y con todo preparado para el día siguiente me acosté. Tan sólo pude dormir 4 horas puesto que a las 04:00H sonó el despertador y bajamos a desayunar al comedor del hotel. Estaba lleno de triatletas, unos llevaban la pulserita azul que era para los del medio ironman o half y otros llevábamos la roja que nos delataba como los que mas íbamos a sufrir con la distancia ironman o full.




La verdad es que es complicado que entre algo de comida a esas horas, si además prácticamente estaba haciendo la digestión de la cena todavía jajajajaja. Bueno, pues al menos leche, zumo, tostada, bizcocho y algo de dulce si que comí y nos preparamos unas fajitas de jamón york para comer el el segmento bici.

Cuando terminamos recogimos lo que nos llevábamos a la T1 y fuimos al autobús que nos iba a trasladar al lago de Landa. Nos sorprendió la cantidad de familiares y acompañantes que cogían también los autobuses que la organización les ponía para ir a ver la salida. Nuestras familias se quedaron durmiendo. Considero muy duro hacer levantar a un niño de 10 años a las 5 de la mañana así que nos esperarían cuando termináramos la bici.

Llegamos a Landa y hacía el tiempo de la tarde anterior, frío, niebla y llovizna. Preparamos todo lo de la bici y nos dejamos la bolsa de la ropa de calle en guardarropa, ésta y las de la T1 nos las llevarían a Vitoria para recoger al acabar. Nos pusimos el neopreno ya puesto que así combatimos el frío. Me daba miedo la temperatura del agua puesto que me habían advertido que era bastante fría, incluso en verano (sobre unos 17ºC), pero el calor que había hecho semanas atrás en toda España había calentado el agua, puesto que desde megafonía dicen que esta a 21ºC y que la temperatura exterior es de 11ºC, así que íbamos hasta agradecer entrar en el agua a pesar que 21ºC en el mediterráneo es incluso fría.



Fuimos a la zona de calentamiento a mojarnos los pies y la cara, pero solo eso porque los del ironman salíamos los últimos y consideraba de locos mojarse y estar a 11ºC esperando a la salida, ya que ante de la primera salida, la de las mujeres, obligaban a salir del agua en la zona de calentamiento y hasta 25 minutos después no íbamos a salir los del ironman.

Se empiezan a dar las salidas y cuando ya han salido los del half, nos llaman a los del iron. Mi estrategia es clara, salir sin prisas, sin subir pulsaciones y sin meterme en ninguna pelea, un golpe o una subida de pulsaciones ene l agua te puede dejar fuera o muy tocado, así que salgo de los últimos sin correr, entrando andando, mas de un minuto desde que habían dado la salida, eramos muchos, me abro hacia el exterior  y empiezo a nadar por fuera del recorrido, conforme iba pasando las boyas a mi izquierda me doy cuenta que voy a unos 40 o 50 metros de la linea interna del recorrido, ahí voy solo a mi ritmo aunque se que nadaré mas de 4000 metros seguro. La última boya antes de empezar a girar esta lejos pero se ve y cuando menos me doy cuenta ya estoy volviendo para terminar la primera vuelta (1.900 m), he adelantado a triatletas del half que habían salido casi 10 minutos antes que yo, llego a la orilla y veo que hay mucha gente detrás, esta primera vuelta la he hecho tranquilo, era mas de reconocimiento, pero la siguiente tenía que darlo todo. Corremos por el pasillo que nos lleva a la salida de nuevo en paralelo a la orilla, pero nos e puede correr mucho puesto que aunque hay una alfombra la cantidad de piedras de debajo se te clavan en la planta del pie. Vuelvo a entrar en el agua y a coger mi trazado exterior, esta vez creo que demasiado porque una de las canoas de vigilancia no para de decirme que corrija la trayectoria y me meta más hacia el interior, de todas formas ya tengo en la cabeza el recorrido y las boyas y se van viendo mejor, empiezo a apretar y a adelantar gente, llego a la orilla y empiezo a coger el pasillo que va a la T1, miro el reloj y me sale 1:25h, me parece mucho considerando los tiempos de entrene (1:13) pero hay que tener en cuenta que he nadado mas de 4.000 m, he salido con mas de un minuto de retraso y el pasillo entre la primera y segunda vuelta por la orilla también se pierde. En fin, ya estoy fuera y hay que pensar en la bici.

Llego a la T1 y me quito el neopreno, las gafas y el gorro, tiro todo lo de la bolsa que es el material para la bici, me lo pongo todo y dejo lo de natación en la bolsa y salgo disparado a por la bici, paso por el control de bici y subo a esta, me doy cuenta que nada mas salir de boxes ya empiezas a subir por la carretera y también me doy cuenta que no se porque razón tengo flato. Lo achaco a que desee que he desayunado el estomago ya esta vacío pero como en bici voy a tener que comer y beber mucho se irá pasando. No fue así y me acompañó hasta casi la meta de la prueba. El recorrido son dos vueltas iguales de 70 km y otra mas pequeña de 40 km que tiene parte del recorrido de las otras. Los primeros 70 km aún notando la bici muy lastrada por la cantidad de liquido que llevaba (yo prefería auto abastecerme de lo mío que de lo que daba la organización), consigo una media de 31 km/h eso me situaba la bici en 6 horas o menos que era un objetivo. Pero el recorrido era exigente, mucho tobogán y subidas y lo peor, hacía aire y en bici cuando no puedes hacer drafting y hace aire lo pasas mal. Además hay que unir dos inconvenientes mas, el primero, el puñetero flato no se iba, era soportable pero molestaba cuando me acoplaba y pensar que podía estar cuando empezara la carrera me daba pavor, ¿42km corriendo con flato? y el segundo inconveniente era que mi falta de preparación en bici para distancias de más de 120 km me iba a pasar factura en un recorrido tan exigente puesto que la segunda vuelta bajé la velocidad media a 29 km/h y la tercera se me fue a 27 o 28 km/h. a partir del km 150, estaba deseando bajar de esa maquina infernal, me ponía de pie de vez en cuando para estirar las piernas y descansar el culo y sabía que el segmento bici se me había ido de las manos para intentar el sub 12h.




En cuanto a la alimentación tome mi isotónica con magnesio y vitargo (sobre unos 1.5 litros) y en los avituallamientos cogía agua y plátanos. Sobre el km 80 me tomé una fajita de jamón york y sobre el 140 otra, y un gel. Nada mas.




Fue un alegría entrar en Vitoria pero me dí cuenta que los km se fueron a 182. Cuando llegue al control de bici eta la T2-1 porque ahí te recogen la bici (como a la élite) y ya vas corriendo a la carpa o T2-2 donde te cambias para correr.




Cuando estoy desmontando de la bici veo a mi mujer e hijo animando y me preguntan que tal voy a lo que les respondo que no sabría decir, la bici ha sido muy dura pero veo que puedo correr, ahora bien, me quedan 42 km por delante. Contando con las transiciones de mas menos unos 5 o 6 minutos cada una hago un tiempo en bici de 6:42h, se me ha ido mucho de las 6h pero si hago el maratón en 4 horas estoy en sub 12h. El problema es que el flato sigue ahí y no se como va a atacar. Me cambio y me pongo mis sprays para las molestias de rodilla y la crema para los roces, como venía muy quemado de piel de la bici me pongo protector porque en la salida del agua con lo nublado que estaba no me había puesto aunque el recorrido de la carrera es con bastante sombra y ya estoy quemado así que poco puede hacer.



Empiezo a correr y me noto bien de piernas, cansadas pero podrían aguantar los 42k entre 5:30 y 6:00 minutos el km, el problema es el flato que no me lo quito de encima y en los avituallamientos cuando bebo se nota más. El recorrido son 4 vueltas de 10.500 metros, a mitad de la primera vuelta me adelanta mi amigo y mis ritmos empiezan  ser muy lentos, poco a poco voy viendo que se escapa hacer el sub 12h pero ahora ya es una cuestión de coraje y aguantar el sufrimiento hasta terminar. La segunda vuelta paro en los wc portátiles y consigo orinar, eso me da un poco de respiro de la molestia del flato pero el cuerpo ya no esta para heroicidades así que pienso que debo gestionar la carrera para terminar bien y decido parar a andar cada vez que llegue a un avituallamiento y seguir corriendo cuando haya pasado pero claro los ritmos por km se disparan, no obstante, estoy algo mejor y ni la cabeza ni el cuerpo me da intención de abandonar. En ningún momento lo pensé, había trabajado mucho para llegar a este momento y eso ni se me ocurría. En la tercera vuelta me encuentro con mi familia que me da ánimos, incluso me acompañan corriendo un trozo. Eso es un balón de oxígeno, es mejor que cualquier gel o barrita. estoy a mitad de carrera pero poco a poco completo la tercera vuelta y afronto la última pensando que en 8 km esta la meta ya que los dos últimos para completar los 10.500 de la vuelta la gente te lleva en volandas y yo ni los cuento. Es increíble el ambiente y la animación de todo el mundo, participantes, acompañantes y los vitorianos. Todos se vuelcan en esta prueba.



Cuando llego al último avituallamiento empiezo a correr como no lo había hecho en ningún momento, nos e como pero mis piernas se ponen de acuerdo con la cabeza que ya sabían que la meta estaba cerca, a menos de 3 km. Comienzo a adelantar gente, unos 7 u 8 pero de forma muy seguida y cuando menos me lo espero estoy en la plaza donde esta la meta, con sentimientos de alegría y emoción me caen las lágrimas al mismo tiempo que sonrío. Ya está, el trabajo de 6 meses tiene su recompensa. Entro en 13:28 horas, que aunque no está mal para mi primer ironman es un tiempo alejado de lo que pretendía, pero no me importa, soy finisher y parte de esas 500.000 personas en todo el mundo que han completado un ironman o lo que es lo mismo un 0,008 % de la población mundial. En meta está mi familia gritando y animando, y eso no se paga con dinero.

video





No obstante el problema de la falta de entrenamientos largos en bici, el entrenamiento fue el adecuado puesto que no he tenido ni un dolor ni molestia, ni siquiera agujetas en músculos o articulaciones los días siguientes.

Así que después de esta maravillosa experiencia solo queda descansar y pensar en lo próximo. Dejo un video resumen muy chulo que he hecho:

video


miércoles, 29 de abril de 2015

Sigo con la preparación del Ironman Vitoria 2015

Hacía tiempo que no escribía pero desde finales de enero inicié la preparación para el ironman de Vitoria que se celebrará este mes de julio. El planning es de 24 semanas y ahora mismo me encuentro en la semana 13, es decir, ya he pasado el ecuador del plan. Ahora mismo empieza la carga de bicicleta y ya pasé la de natación en la que alguna semana me planté en 13 km semanales de natación. Después vendrá la carga de carrera y mientras tanto tengo planeadas varias pruebas de preparación. El día 4 de abril participé en los 20k de Siete Aguas, una prueba de fondo en su mayor parte de asfalto pero con un recorrido exigente por sus desniveles. Mi intención era hacer un rodaje y probar sensaciones puesto que después de todo lo que he pasado de lesiones no arriesgo lo mas mínimo. Corrí de menos a más y terminé en un nada despreciable 1:41h con muy buenas sensaciones.



El domingo 19 también participe en mi quinta edición del Mamova (Maratón de Montaña de Valencia) 42.5 km con un desnivel acumulado de 4.300 metros y positivo de 2.300 metros. Era una forma de probar resistencia de cara al ironman y desde luego no dejar de participar en una prueba que he hecho en todas sus ediciones. Hasta el km 13 donde se subía a su cota más alta (1.500 m) fui de maravilla adelantando muchas posiciones, sin embargo a partir de ese punto se empieza a bajar de forma drástica y mi rodilla lo sabe, a pesar de mi cuidado sufro una caída que me deja tocado pero más tocado me deja la brusquedad de la bajada y empiezo a sufrir dolores musculares en cuadriceps y contractura en los gemelos sobre el km 17 y tengo que bajar el ritmo. El recorrido se me hace eterno y pienso en abandonar si la cosa va a peor en el km 21 en el que se pasa por meta ya que los siguientes 21 km son muy duros ya en condiciones normales con lo que en mi estado puedo ir arrastrándome. No obstante paso el km 21 por debajo de 2:40h (el que había ganado la media maratón hizo 2:21h) y decido continuar y acabar. Perdí mucho tiempo y posiciones a partir de ahí puesto que mis piernas habían dicho basta. Sobre el km 33 me hago un bastón con un pequeño árbol quemado y me es muy útil para afrontar la parte final (desde el km 35) en que se suben dos cortafuegos impresionantes. Finalmente llego con 6:50h y muchas heridas de guerra pero nada grave, mi rodilla se ha portado fenomenal.
Ahí van unas fotos y un video de la llegada. Paisajes impresionantes.









video

El próximo reto serio es el medio ironman de Sagunto-Canet el 9 de mayo que me servirá de test para ver la asimilación de los entrenes para el IM. Pero eso lo contaré en la próxima entrada.


lunes, 8 de septiembre de 2014

Empezamos muy bien

El sábado 6 de Septiembre participé en el Triatlón de Valencia en la modalidad supersprint. En principio tenía que participar en la modalidad olímpica, pero la lesión condral de la rodilla me tenía apartado desde marzo de la carrera y esa misma semana obtuve el permiso médico para poder correr, así que para mi ya era un premio hacer la modalidad más corta y rápida que hay, puesto que a pesar de que son distancias muy cortas se realizan con una intensidad muy alta.
La natación eran 350m, la bicicleta 11k y la carrera 2.5k. Salí del agua de los primeros y conseguí mantener la posición en el segmento bici, para intentar mantenerla (y así fue) en el segmento carrera. Finalmente posición 24 de la general y posición 12 de mi categoría y 40 min para completarlo, con lo que supone un subidón de moral para empezar a entrenar y ponerme más en forma después de 6 meses en los que, sin entrenar carrera ni competir, lo he pasado muy mal por la lesión.
La verdad es que, como es normal, el segmento carrera fue el más duro puesto que mis piernas no corrían desde hacía 6 meses pero mantuve unos dignos 4:29 min/km para incluso adelantando corredores que no me adelantaran a mi mas de 3 o 4 triatletas.
Lo mejor de todo: la rodilla se portó fenomenal, cero molestias antes, durante y después de la prueba.
Adjunto una foto. Pronto pondré mas. Se puede comprobar que estos meses inactivo me han pasado factura con el peso (7 kg de mas) jajajaja, pero tiempo habrá de ponerse de nuevo a tono.





video




viernes, 5 de septiembre de 2014

¿Permiso para correr? CONCEDIDO

Pues esta semana, el día 2 de septiembre tenía visita en el traumatólogo para que me dijera si continuo en reposo de running o puedo empezar ya a dar mis primeros pasos. El verano ha sido una constate preparación de los músculos a través de la bici y de la natación y con sesiones del electroestimulador Compex para potenciar la musculatura. He andado por montaña mucho y no ha habido molestias, así que después de una exploración de la zona de la rodilla el especialista me ha dado permiso para empezar muy poco a poco a entrenar carrera. Gracias a ello podré disputar el triatlón supersprint de Valencia de este sábado día 6 de septiembre en el que las distancias son muy cortas y puedo permitirme correr los 2.5 km del segmento de carrera. Estaba inscrito al olímpico antes de lesionarme pero evidentemente es una locura hacerlo.
Ahora poco a poco a ver si me voy poniendo a tono para poder plantearme algunos retos que este año ha sido imposible realizar.

viernes, 6 de junio de 2014

Ya hay dictamen médico.

Bueno pues ayer al fin y después de la artroresonancia con contraste que me hicieron (dolorosa por cierto) el lunes ya hay diagnóstico. Se trata de una lesión condral o lo que es lo mismo un inflamación de los cartílagos de alrededor del menisco operado. Al quitar esa parte de almohadilla los huesos pueden en algún momento rozar o golpearse y eso es lo que ha ocurrido. Es doloroso y lento de curar. De momento nada de correr (eso ya lo hago desde marzo) hasta que el traumatólogo me lo diga. Si se puede hacer bici y natación y un tratamiento de pastillas que si no da resultado se pasará a las inyecciones y si no diera resultado habría que intervenir. Asi que espero que no lleguemos a esta última solución. Yo de momento estoy nadando bastante ya que mañana participaré en la Travesía de Pinedo (2.000 m) y haré bici para mantener fondo y musculatura y porque el día 6 de julio yo seré el relevo de bici del triatlón de Castellón (olímpico) y quiero darlo todo.
Algunos enlaces en los que saber mas sobre la lesión condral y su tratamiento:

http://www.revistaartroscopia.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=329:l..

http://www.clinicacemtro.com/index.php/es/sala-de-prensa/articulos-profesionales/47-sala-de-prensa/articulos-profesionales/profesor-guillen/108-defectos-condrales-tratamiento-con-implante-de-condrocitos-autologos-i-c-a-cultivados

http://drmillett.com/lesiones-condrales-de-la-rodilla-dano-del-cartilago-articular

martes, 27 de mayo de 2014

LA MALA RACHA CONTINUA....

Pues ya hace mucho desde mi ultima entrada, pero la verdad es que poco han cambiado las cosas. El cambio sustancial es que en diciembre de 2013, justamente el día de antes de nochebuena me operaron del menisco interno roto. Hasta ese momento mis entrenamientos y carreras habían disminuido bastante y solo destacable entre algunas pruebas, la Media Maratón de Valencia que hice  a modo de rodaje y muchas molestias.
El post-operatorio fue bien, a los 10 días, me estaban quitando las grapas y me permitían empezar a nadar. A los 15 días ya podía caminar normalmente y me permitieron coger la bici y a finales de enero empezaba ya a correr, con las molestias típicas de una cicatrización pero distancias cortas y ritmos suaves. De hecho no hizo falta hacer rehabilitación porque no había perdido prácticamente masa muscular según me dijo el fisioterapeuta.
Las perspectivas eran tan buenas que el cirujano me dio el visto bueno para llegar al ICAN de Gandía (triatlón distancia Ironman) que se celebra en octubre por lo que me apunte el primer día que salieron las inscripciones. Ya tenía objetivo a diez meses vista. Antes tenia que hacer en Abril el MAMOVA (maratón de montaña) como preparación y para coger fondo y fuerza en las piernas y el triatlón Olímpico de Castellón en Julio y en Valencia en Septiembre. Así mismo y pensando en la buena preparación que llevaría en Noviembre me apunté al Maratón de Valencia.
Pues bien, a día de hoy esta todo en el aire por no decir que esta a punto de caer. En marzo mi condición física empezaba a acercarse a los momentos anteriores a la rotura de menisco, mis ritmos en carreras cortas se acercaban ya a 4 min/km si bien es verdad que por prudencia todavía no pasaba de distancias de 10k ya que mi intención era empezar a preparar específicamente el ICAN en Mayo. Pero todo se fue por la borda en la carrera del Levante del circuito de carreras populares de Valencia que a falta de 800 metros un pinchazo impresionante en la rodilla operada me obliga a parar y llegar andando a la meta. Desde entonces ya no he podido correr. Es muy doloroso y a día de hoy tras ver que pasado el tiempo no se trata ya de una pequeña inflamación sino que tiene mas que ver con un posible rotura de nuevo estoy pendiente de hacerme una resonancia para salir de dudas, pero el diagnostico de la exploración del cirujano no es muy alentador.
Quizá tenga que pasar por quirófano de nuevo debido a una mala cicatrización o a una incompleta limpieza de la parte dañada del menisco cuando se operó. Así que esta todo en el aire como decía peromas bien cayendo, puesto que aunque no ses para intervenir y se cure los plazos se acortan mucho ya y si hay que operar quiero que sea cuanto antes, así que no hay previsión de que este año pueda debutar en distancia Ironman.
Me conformaré con la increíble carrera que hice en el Mamova de Abril con la rodilla anestesiada y fijada por una rodillera, no por el tiempo invertido (7:48h para los 43k de durísima montaña) sino por la constancia y perseverancia en terminarla en las condiciones en las que estaba y sin correr ni entrenar en un mes.
Este domingo después de dos meses sin entrenar decidí participar en un maratón por relevos (EKIDEN Valencia) en el que hice el primer relevo de 5k en 22:37 minutos, con alguna molestia pero para mi estado de forma increiblemente rápido. Es mi ultima prueba hasta que los médicos determinen que hacer con mi rodilla.